El fútbol y mitología griega


Una manera curiosa que tuvieron algunos clubes de intentar articular la identidad de los mismos es relacionar la fundación del club con un héroe de la mitología o con antepasados de mítica historia gloriosa. Esto es algo que era habitual en la antigua Grecia, donde los dirigentes de las polis (ciudades griegas) buscaban relacionar sus ciudades con héroes mitológicos o con hechos de la mitología que habrían sucedido allí. El relacionar la ciudad con hechos míticos dotaba al lugar de cierto prestigio, a la vez que unía los tiempos histórico y mítico en un solo relato. Esto es algo que fue muy habitual hasta entrada la Edad Media, e incluso las familias reales buscaban en sus árboles genealógicos mostrar que entre sus ascendentes se encontraban personajes mitológicos.

En este sentido, la estudiosa de la antigüedad Adrienne Mayor señala que en la antiguas Grecia y Roma se interpretaban los huesos fósiles gigantes como pertenecientes a los héroes mitológicos, ya que los antiguos suponían que la estatura de los héroes era muy superior a la de los humanos. El descubrimiento de estos restos, era ampliamente celebrado debido al prestigio que daba a la ciudad, como lugar de sepultura de un héroe (“El secreto de las ánforas”, Grijalbo, Barcelona, 2002). Encontrar una prueba “científica” de que en una ciudad había sido enterrado un héroe, era pues, un modo de vincular la ciudad al pasado mítico.

No sólo las ciudades griegas buscaban glorificarse a través de vincular el territorio que ocupaban con narraciones míticas. La ciudad de Cádiz, por ejemplo, mantiene en su escudo la figura del héroe griego Heracles (Hércules en la mitología romana), quien según la leyenda venció allí al gigante de tres cabezas Gerión, figura que también está presente en el escudo del Cádiz Club de Fútbol.

De modo muy parecido, algunos clubes intentaron en su fundación emparentarse con el glorioso pasado mítico de la ciudad o zona en la que se fundaron o, incluso algunos, con héroes ajenos a su cultura pero que encarnaban virtudes que querían para su club.

iraklisfc.jpgLos ejemplos de esto abundan sobre todo en el fútbol griego, donde es habitual que los clubes lleven nombres de dioses o héroes de la mitología. Ejemplos de esto son la presencia en nombres de clubes griegos de dioses como Apolo, del sol, la luz, la curación, la música, la profecía, el arco y la poesía (Apollon Kalamaria o, en Chipre, país al que dedicaremos un post en breve, el Apollon Limassol) o Ares, dios de la guerra (Aris de Salónica). El caso del Aris de Salónica es significativo por varios motivos. El primero es que en el escudo del club se reproduce la imagen del dios en reposo, a la espera de actuar, con las manos apoyadas en su rodilla izquierda, su escudo de guerra reposando su lado, y sin el clásico casco de guerra con el que habitualmente se le representa. El segundo de los motivos es que el nombre no sólo hace referencia al pasado histórico, sino que los fundadores del club querían hacer una referencia histórica real, y dieron el al club el nombre del dios griego de la guerra debido a las recientes Guerras Balcánicas (1912-1913 y 1913), en la que Grecia estuvo implicada. Un tercer motivo, inmensamente curioso, es el que hace referencia a su rivalidad con otro de los clubes de la ciudad el Iraklis de Salónica, que toma su nombre del semidios Heracles o Hércules. El caso es que según los relatos mitológicos, Hércules dio muerte a Cicno, hijo de Ares, después de que este le atacara lanzándole su jabalina, golpe que Hércules evitó con su escudo. Posteriormente, Ares y Hércules se enzarzaron en una terrible lucha, que terminó con el dios gravemente herido en la pierna. Además, se da el caso de que, como hemos visto, los fundadores del Aris de Salónica tomaron el nombre del dios de la guerra como recuerdo de las Guerras Balcánicas, que enfrentó a los Estados de la Alianza Balcánica (Bulgaria, Serbia, Grecia y Montenegro) y Turquía, mientras que en su fundación, en 1908, el Iraklis de Salónica llevaba el nombre de Club Helénico Otomano de Tesalónica. Como vemos, la rivalidad entre ambos clubes se escenifica en varios frentes.

En los nombres y ecudos de equipos griegos de fútbol encontramos también referencias culturales del pasado mítico e histórico tales como atletas (Olympiakos del Pireo), guerreros griegos (AO Thrasyvoulos) o el famoso barco griego, el trireme (en el escudo del Kerkyra FC, de la isla del mismo nombre).

clubes-griegos.jpg

En equipos de fuera de Grecia también se dio el fenómeno descrito. En Holanda, está el célebre caso del Ajax de Ámsterdam, fundado en 1900, que debe su nombre al héroe mitológico Ajax, primo de Aquiles, que luchó en la mítica Guerra de Troya. También en Holanda están los casos del Heracles (Heracles Almelo), del Fortuna de Sittard, que reproduce en su escudo a la diosa romana de la Fortuna, con la rueda de la suerte y el cuerno de la abundancia.

ajax-y-fortuna.jpg

spartansfc.jpgSignificativos son los casos de los clubes que en su nombre hacen referencia al más bélico de los pueblos de la antigua Grecia, los espartanos. Éstos son los casos del Sparta de Rótterdam holandés,el club Spartans de Escocia o el Sparta de Praga checo. El caso de estos clubes es interesante, porque mediante el nombre buscan asociarse simbólicamente con un pueblo que era conocido por su actitud en la batalla, y de este modo intenta vincular desde su fundación a sus jugadores una determinada actitud dentro del campo, la “actitud espartana”. Recordemos que para un espartano la mayor gloria era la de morir en el campo de batalla, y no había mayor vergüenza que la de seguir con vida tras una batalla perdida, un estigma que perseguía siempre al guerrero que sobrevivía.

atalanta_bc.gifEn Italia nos encontramos con el caso del Atalanta de Bérgamo, fundado en 1907, que toma su nombre de la atleta de la mitología griega Atalanta, cuidada por una osa tras ser abandonada por sus padres. Atalanta sólo tomaría por esposo a quien le venciera en una carrera, cosa que hizo, con trampas, Hipómedes. Su figura representa los valores de la mujer, en un mundo marcadamente masculino, así como el valor de la lucha individual frente a la adversidad. En su escudo, el Atalanta de Bérgamo reproduce el perfil de la valerosa Atalanta.

Un caso curioso, en la medida en que el club lleva el nombre de un personaje de la mitología griega, pero lo adoptó de manera indirecta es el del Club de Fútbol Atlante, de México DF. El Atlante fue fundado en 1916, con el nombre de Sinaloa. Un año después cambió su nombre consecutivamente al de Lusitania, en honor al barco de pasajeros del mismo nombre hundido en esas fechas por los alemanes y que provocó la entrada de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, y posteriormente al de U-53, en referencia al submarino alemán que llevó la carta de rendición a EEUU (resulta cuando menos curiosa la manera por parte del club de reflejar en sus nombres la historia inmediata) Fue en 1920 que el club pasó a llamarse Atlante, nombre que su fundador, Refugio Martínez, dijo haber derivado del Océano Atlántico. Indirectamente, pues, el Club de Fútbol Atlante, toma el nombre del titán Atlas, o Atlante, que era el encargado de vigilar los pilares de la bóveda celeste para impedir que ésta se desplomara.

hercules_cf.gifEn España, finalmente, tenemos el caso del Hércules de Alicante, fundado en 1922, y al que su fundador, Vicente Pastor Alfosea, dio este nombre porque ansiaba que su equipo fuera invencible, como el mítico héroe. Se da el caso de que el club español está hermanado con su homónimo griego hasta el punto de que existe una peña llamada Peña Herculana Iraklis, y que los seguidores del club griego habitualmente lucen bufandas del Hércules de Alicante.

A medio camino entre la leyenda y la realidad está la figura del hajduk, guerreros románticos que según la tradición balcánica luchaban en los Balcanes contra los invasores otomanos en los siglos XVII, XVIII y XIX. El nombre de hajduk, al parecer deriva de la palabra “haidud” o “haydut”, que era el modo en que los turcos conocían a las tropas de infantería húngaras. Dos son los equipos que deben su nombre a estos luchadores románticos, el serbio Hajduk Kula y el croata Hajduk Split, fundado en 1911 y cuyo caso analizaremos más profundamente en un post sobre los equipos de fútbol en la extinta Unión Soviética y en los países bajo su influencia.

lyngby_bk.gifPor último, otro ejemplo de equipos que buscan relacionarse simbólicamente con un pasado glorioso, que a su vez debería traducirse en una actitud sobre el terreno de juego: es el caso de los equipos escandinavos que hacen referencia a los Vikingos. Si bien el pasado al que se refieren estos clubes es real, no es menos cierto que la imagen de los vikingos casi pertenece al universo de las leyendas, cuentos e historias míticas, dado su carácter guerrero y conquistador. ik_frej.gif

En el fútbol de Suecia, Noruega, Dinamarca o Finlandia hay numerosos equipos que cogen su nombre de la historia de los vikingos o incluyen en sus escudos referencias visuales a la misma. Ejemplos de esto, por poner sólo tres, serían el Lyngby BK danés y el IK Frej sueco, cuyos escudos reproducen guerreros vikingos con sus clásicos cascos de cuernos y, el Viking FK noruego, cuyo nombre es una referencia directa a ese glorioso pasado que pertenece tanto a la historia como a la leyenda.

Seguro que nuestros lectores, como sucedió en el post de equipos de fútbol con nombres de personajes históricos, pueden ayudarnos a completar esta lista. Ojalá que así sea, y pronto podamos escribir un nuevo post sobre el mismo tema.

Fuente:

http://www.diariosdefutbol.com/2006/11/24/mitologia-y-clubes-de-futbol/

Anuncios